martes, 25 de noviembre de 2008

Bono, el crucifijo y Prada

Implacable repaso de Félix Soria a José Bono en Im-Pulso. Hay que leerlo entero pero, por entresacar algo, me quedo con esto (negritas suyas):
"Bono se burla del Estado de Derecho al negar --por pasiva-- que la base de la convivencia es la ley. Apelar a la buena voluntad para que la convivencia sea posible equivale a dejar la convivencia en manos de avatares personales."
Y yo que aún estoy frotándome los ojos sin creerme del todo que esto sea una sentencia de un juez español...

La presencia de estos símbolos en las zonas comunes del centro educativo público, en el que reciben educación menores de edad en plena fase de formación de su voluntad e intelecto, puede provocar en estos el sentimiento de que el Estado está más cercano a la confesión con la que guardan relación los símbolos que a otras confesiones”.

“El Estado no puede adherirse ni prestar respaldo a ningún credo religioso, ya que no debe existir confusión alguna entre los fines religiosos y los fines estatales. Nadie puede serntir que, por motivos religiosos, el Estado le es más o menos próximo que a sus conciudadanos”.

“Especialmente sensible al tema de la libertad religiosa es la educación, pues en la fase de formación de la personalidad de los jóvenes la enseñanza influye decisivamente en su futuro comportamiento respecto de creencias e inclinaciones, condicionando sus conductas dentro de una sociedad que aspira a la tolerancia de otras opiniones e ideales que no coincidan con los propios”.

Visto en Trinchera Digital.

No se pierdan tampoco la deposición de Juan Manuel de Prada en ABC: es que hay que ver lo distraído que es contemplar un crucifijo.

1 comentario:

Aurelle dijo...

He leído "lo" de De Prada y todavía no me lo creo. Había visto muchos modos disparatados de defender la presencia del crucifijo, pero NUNCA nada tan traído por los pelos como este artículo.

O sea, que lo que unifica y da sentido a todos los conocimientos que merecen ser aprendidos por un niño es.... ¡el crucificado!

Sencillamente GROTESCO.