miércoles, 11 de febrero de 2009

Operado

Pido perdón por haber dejado tanto tiempo desatendido el blog. En especial, lamento no haber agradecido en su momento el amable y certero comentario que Félix Soria hizo a mi anotación del 28 (gracias, Félix).

Acabo de regresar a casa después de una semana larga en el hospital. Allí llegué a las doce del mediodía del martes 3 con apendicitis que luego derivó en peritonitis (me operaron a las nueve de la noche: no había disponible ninguna "cama física" para hacer mi ingreso); y he vuelto sin apéndice y con una micosis y una afonía que antes, claro está, no padecía. Cosas de los hospitales, esos lugares que son los más peligrosos del mundo.

Ahora estoy un poco dolorido. Pero, con los cuidados de mi querida compañera de fatigas y el paso de los días, confío en que pronto estaré en la forma suficiente para continuar actualizando este "popurrí" con una periodicidad al menos tan errática como hasta ahora.

Me alegro de verlos.

2 comentarios:

Félix Soria dijo...

Te deseo una rápida y perfecta recuperación. Aprovecha para leer... ¡Y no abuses de la compañera-enfermera!
Un abrazo.

Nino dijo...

Gracias por tus buenos deseos. Mi compañera-enfermera también te envía un saludo.

Otro abrazo.